EL CONTACTO CON LA NATURALEZA AUMENTA LA SALUD HUMANA

Es un privilegio poder relacionarnos con el medio natural que nos rodea. El contacto con la naturaleza aporta innumerables beneficios para nuestra salud tanto física como mental. El color verde evoca la naturaleza, la calma, la armonía; y los espacios naturales aumentan nuestro potencial de salud y de buen carácter.

Sabemos que los árboles nos ayudan a mejorar nuestro entorno, contribuyendo a renovar la calidad del agua y del aire. Adicionalmente a esto, se ha comprobado que influyen en nuestro estado de ánimo y, por tanto, en nuestra actividad diaria. Una manera fácil de comprobarlo es abrazar un árbol al tiempo que se inhala y exhala para absorber toda la fuerza del tronco; es una excelente forma de liberar tensiones y de sentir plenitud, y es una manera de revitalizarnos interiormente.


Investigaciones recientes señalan que “en los entornos más verdes nos encontramos con que la gente es más generosa y más sociable. Existen fuertes lazos de vecindad social y un mayor sentido de comunidad, más confianza mutua y la voluntad de ayudar a los demás”. En cambio, en puntos donde hay menos zonas verdes, se ha comprobado que el índice de violencia, las acciones criminales y los delitos contra la propiedad - incluso después de controlar los ingresos y otros factores influyentes- son mayores. A todo ello hay que sumar que, "en estos ambientes, las personas sufren más soledad y cuentan con menor apoyo social”. 

Estar en el bosque, las montañas, un lago o la playa mejora el estado de ánimo, reduce el estrés y las preocupaciones, calma la agresividad, reduce el enfado y promueve un sentimiento de alegría general. Además, el estar en contacto con la naturaleza fortalece el sistema inmunológico y mejora los procesos cognitivos.

Uno de los problemas de la vida moderna es que hemos perdido el contacto con los umbrales de la naturaleza, la urbanización nos ha apartado de la afinidad con la madre Tierra. Pero, en las últimas décadas, la conciencia de nuestra relación con el medioambiente se ha ido incrementando, así como las constataciones sobre los efectos del entorno natural en nuestra propia naturaleza. Nuestro bienestar depende de la naturaleza debido a la evolución de nuestros ancestros en este entorno. Es por ello que esta estrecha relación entre ambos (naturaleza y salud) alienta a trazar la arquitectura de las ciudades y a diseñar comunidades con más espacios verdes públicos, no como meros elementos decorativos sino como componentes vitales, claves para la promoción de la salud, la amabilidad, la inteligencia, y la eficacia de la población.

Ana Isabel González
Psicóloga Salamanca y Online
629 503 409
 
"La mayor ilusiones es... seguir teniendo Ilusiones"

No hay comentarios:

Publicar un comentario