LA INFLUENCIA DE LOS TACONES EN LOS PROCESOS DE SELECCION

LA INFLUENCIA DE LOS TACONES EN LOS PROCESOS DE SELECCION

 
Os dejo este artículo de "Descubriendo talento" que me ha parecido muy interesante en cuanto a como se hacen selecciones de personal y lo que influyen nuestras creencias y valores en los RRHH
 

http://descubriendotalento.blogspot.com.es/2013/01/la-influencia-de-los-tacones-en-los.html?goback=%2Egde_1002647_member_208488770
 



Recientemente un conocido programa de televisión, "La Voz", me ha hecho recordar un experimento que se hizo sobre entrevistas a ciegas y sus sorprendentes resultados:
Una orquesta necesitaba incorporar nuevos músicos con lo que hizo un proceso de selección consistente en una serie de audiciones. En total se hicieron 3 rondas de audiciones con los mismos músicos.
En la primera ronda los responsable de la selección podían ver a los candidatos aunque no podían intercambiar palabra con ellos. Simplemente tocaban la pieza seleccionada delante de ellos. El resultado fue que la mayor parte de los músicos seleccionados fueron hombres.

En la segunda ronda, los responsables de la selección no podían ver a los músicos ya que tenían por delante un biombo. Es decir, la audición se realizaba a ciegas sin que los responsables supiesen quien estaba detrás: sólo escuchaban su música. El resultado fue que la mayor parte de los seleccionados fueron hombres.
En la última ronda, la audición se realizó en las mismas condiciones que la segunda ronda pero con un matiz: los candidatos estaban descalzos. El resultado fue que la mayor parte de los candidatos seleccionados fueron ¡mujeres!.
Sorprente. La razón de esto fue que en la segunda ronda los responsables de las audiciones sabían si el candidato era hombre o mujer por el sonido de los tacones.

Es evidente que cuando conocemos a alguien nuestras creencias, experiencias, valores e ideas nos condicionan e influyen a la hora de evaluar a la persona y con gran rapidez lo etiquetamos.


Tan sólo nos bastan 30 segundos para tener ya una primera impresión de esa persona. Es ahí cuando el aforismo " la primera impresión es la que cuenta" alcanza todo su sentido. A veces ni siquiera es necesario intercambiar alguna palabra con la persona. Cuantas veces hemos estado esperando en una cola o en su sitio rodeados de personas y hemos pensado si tal persona parecía una cosa u otra. Evalúamos constantemente y lo hacemos en base a nuestras creencias de cómo debería ser el mundo.

El peligro de estas primeras impresiones está cuando condicionan por completo la visión del entrevistador de tal manera que ni siquiera se llega a conocer al candidato a fondo debido a que ya está "contaminado".

Cuando conocemos a alguien entra en juego una gran cantidad de información que cada persona maneja a nivel inconsciente. Es por eso que en los primeros segundos ya nos hemos formado una primera idea de la persona. A veces basta con un gesto, un olor, un tono de voz concreto..... para que nuestra parte inconsciente se active y realice conexiones que pueden ser tanto positivas como negativas.
Cuantas veces hemos conocido a alguien y hemos pensado: "no se por qué, pero no me gusta fulanito".

Ahora bien, una impresión no deja de ser un elemento a tener en cuenta pero nunca puede ser determinante en una entrevista ni condicionarla, por supuesto. Es necesario explorar en profundidad y verificar realmente si esa primera impresión es acertada o no, ya que, si no correremos el riesgo de dejar pasar excelentes candidatos simplemente por una primera impresión que no siempre es acertada.
Un entrevistador experimentado es conocedor de la influencia de estas primeras impresiones y por ello, los que nos dedicamos a la selección, debemos ser especialmente cuidadosos.

Hace algún tiempo tuve que seleccionar a una persona para un puesto de recepcionista.
De entre los CV que recibí me llamó la atención uno de ellos, así que decidí tener con ella una mini entrevista de unos 10 minutos telefónicamente. Cuando colgué el teléfono pensé "esta es la persona que necesitamos" (si, si ya lo había decidido con 10 minutos de conversación). Soy de las personas que piensa que en selección la intuición juega un papel importante aunque no determinante. Y cuando tengos esas "intuiciones" suelo hacerles caso.
Cuando conocí a la candidata lo primero que pensé es "Isabel, esta vez te has equivocado". Físicamente la persona no encajaba en el modelo de imagen que la empresa quería. No nos engañemos, en todas las empresas hay una serie de reglas no escritas sobre imagen que los entrevistadores tenemos muy en cuenta.
Sin embargo yo no podía dejar de pensar en mi "intuición" del día en que habíamos hablado por teléfono, así que decidí olvidarme del código de imagen que la empresa tenía y hacer una entrevista basándome en las aptitudes y experiencia de la candidata. Era perfecta y la contraté.
Ha sido una de las mejores trabajadoras que he conocido y tuve claro que si me hubiese dejado influir por la imagen, jamás la habría contratado pero habría dejado pasar a una excelente trabajadora.

Así pues las primeras impresiones cuentan y mucho pero la decisión de que éstas sean determinantes siempre será de cada persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario