Te cuento un secreto: niños felices despues de separacion familiar, claro que si¡¡

Niños felices después de la separación de los padres, Claro que es posible.
La separación y/o divorcio  de los padres no es fácil para nadie, y menos para los hijos. Sin embargo es una situación que tenemos que aprender a afrontar como otras muchas.
Porque recuerda, el secreto de la felicidad no es vivir siempre situación alegres, fáciles o utópicas, la felicidad es saber encontrar el equilibrio, saber afrontar y terminar superándolo.


Una separación es una circunstancia en la que no sólo está involucrada la pareja, sino toda familia. Los hijos ven alterada su estabilidad emocional, se sienten divididos entre el cariño de sus padres y, en el peor de los casos, ven como son manipulados como arma arrojadiza en una disputa en la que los rivales son las personas que más quieren.
Enseñémosles a manejar sus emociones, y entonces les estaremos enseñando a ser más felices. No lo dudes, Artesana de Ilusiones puede ayudarte con los más pequeños.
La forma con que cada niño y niña expresa sus emocionesy comportamiento ante la ruptura de sus padres no es sencillo de determinar ya que  depende de  demasiadas variables. (La edad de los niños y niñas, la relación de los padres, las creencias de las personas, la visión de la familia y los que le rodean etc)
La realidad ante las situaciones de separación familiar  es que siempre hay consecuencias, sea en el presente o en el futuro. Nuestras emociones se interiorizan y hay que aprender a manejarles para que no sufran en el futuro y aprendar a manejar las emociones en cualquier situación.
Estudios recientes (Cantón y otros 2.007) han demostrado  que la separación o divorcio de los padres tienen efectos negativos importantes en los hijos e hijas que lo sufren.
Recojo en esta tabla algunas de las reacciones habituales, teniendo en cuenta que  su aparición, gravedad o frecuencia, dependerá de la edad del niño, su temperamento y otras circunstancias de su entorno.

Infancia
(2-6 años)
Niños
(  7 -12 años)
Adolescentes
( A  partir de 13 años)
Conductas regresivas:

o         Hacerse pipí en la cama

o         Chuparse el dedo

o         Querer dormir con los padres

o         Miedos y ansiedades

Regresiones:
Algunos de los síntomas de la infancia pueden darse en esta etapa

Se amplificar los diferentes problemas que se arrastran o producen.
Alteraciones en el patrón de:

o         Comidas y

o         Sueños

No aceptan la realidad:

o Comportamientos de recriminación a los padres para intentar unirlos

Incrementan sus conductas de riesgo:

o  Alcohol

o  Sustancias

o  Drogas
Quejas somáticas no justificadas:

o         Dolores de estómago  

o         Dolores de cabeza

Asimetría emocional

o Conductas manipulativas, de menosprecio a alguna de las figuras paternas junto a la idealización de la otra.

Necesidad de vincularse afectivamente a una pareja:

o         Poca capacidad para mantener una relación estable.

o         Puede darse  conducta de riesgo
Negaciones:

o         Negarse a  ir a casa de uno de los padres

o         Negarse a visitar a otros familiares (abuelos…) o a salir de paseo

Dificultades en las relaciones con sus iguales:

o         Sentimientos de culpa,

o         Conductas de riesgo, Baja autoestima,

o         Baja tolerancia a la frustración, Agresividad

Dificultades en las relaciones con los iguales.

o         Predominio de la impulsividad y poca capacidad para la resolución de conflictos de forma dialogante.
 
 
Dificultades para:    

o         Relacionarse

o         Jugar

Aumento de

o         Hiperactividad e Impulsividad.
 
 

Baja autoestima, agresividad, baja tolerancia a la frustración. En los casos más severos puede derivar a un trastorno disocial.
Ante nuevas personas:      

o         Apatía

o         Introversión

o         Mutismo

Deterioro del  rendimiento escolar

o         Baja atención y concentración

o         Se niegan a ir al colegio

o         Dificultades en relaciones sociales  en el cole

 
En sus relaciones

o         Pasan del  menosprecio o incluso agresividad a la búsqueda incondicional de afecto.
 
 

La separación  de los padres produce al igual que otras pérdidas en la vida un proceso de duelo. El período de duración dependerá de cómo se ha afrontado por parte de los diferentes agentes y de la edad del niño. Normalmente antes de un año los niños suelen haberse adaptado a su nueva situación y no deberían presentar problemas significativos al respecto.
Sin embargo si notamos que estos síntomas duran más tiempo, o queremos paliarlos  es recomendable acudir a un profesional.
 
Que los niños y los adultos aprendamos a manejar nuestras emociones es la clave para poder superar situaciones de duelo y otras situaciones difíciles por las que todos atravesamos. Porque aprendiendo a manejar nuestras emociones, nuestros pensamientos irracionales o nuestras creencias ilógicas aprendemos a ser felices.
 


Ana Isabel González
629/503 409
  Salamanca
"La mayor ilusiones es... seguir teniendo Ilusiones"

No hay comentarios:

Publicar un comentario