Que la IRA no te controle¡


En el mundo de los adolescentes, existen muchos acontecimientos que no son del todo fáciles, y estos se encuentran en los acontecimientos cotidianos que les toca vivir: el colegio, el desempleo, el estrés laboral, los amigos, la familia, el futuro incierto y muchas cosas más.

 


Sin embargo existen  también  otras muchas cosas emocionantes, que en la adolescencia son vividas con mucha intensidad, y de las que se debe disfrutar: las citas, los momentos inolvidables con los amigos y amigas, viajar, celebrar que término mis estudios, o que por fin tengo mi carne de conducir, o...,… muchas cosas que ni siquiera te imaginas.

Pero no siempre todo sale bien, hay situaciones en las que las cosas se complican y se tuercen. ¿Qué haces entonces?

Qué hacer para que la IRA no te maneje. (Controla tu  enfado interior)


1.- Encuentra un grupo de referencia que te haga sentir bien: seguro y aceptado.
 

 

2.- Toma  conciencia de  que no está bien estar enfadado todo el tiempo. Necesitas saber cómo controlar tu ira o terminarás peor de lo que pensabas.( Relajate, no es bueno estar enfadado todo el tiempo)

 
3.- Piensa en las personas que hieres cuando estás enfadado: Tu mismo, las personas que les importas, y potencialmente la persona con la que estás enojado. (Porque la ira te perjudica a ti y a los que tienes cerca)

 

4.- Piensa en alguien que haya estado  enfadado o molesto contigo en algún momento de tu vida – un miembro de tu familia, compañero de clase, un vecino, tu mejor amigo o amiga, o cualquier otra persona. Nunca es agradable tener a alguien decepcionado o irritado a tu lado. Intenta entender que la otra persona quizá no desea sacarte de tus casillas. Quizás solo trata de darte un consejo sobre algo que no hiciste del todo bien.
 

5.- Explora tus emociones, tus sentimientos. ¿Qué hizo esa persona? ¿Qué crees que debes hacer para “arreglar” esta situación, y que “tú” te puedas sentir mejor? Alejarte, decirle a esa persona que te está molestando que está colmando tu paciencia, cambiar el tema, o ignorar la situación son acciones que pueden ayudarte. Y sobre todo no confundas la ira y el enfado con la tristeza,  el miedo o la rabia; conocer de qué estamos hechos, nuestros sentimientos y aprender a controlarlas  es importante.

 

6.- No saques tu ira contra otra persona o contra ti mismo. Si realmente necesitas expresar ese enfado físicamente, busca otras formas de descargarte: hacer deporte, escucha música, grita, cuenta hasta 10…; son muchas las formas de frenar el momento de descontrol. No hacerlo solo te traerá problemas.

 


7.- Busca ayuda si es necesario. Si no puedes olvidar ese enfado, y comienzas a planear cosas para vengarte, estás todo el tiempo pensando en lo mismo y no haces otra cosa nada más que darle vueltas al mismo asunto, es una señal alarmante que tu problema es más grande que tú.

 


Piensa que Las soluciones que implican dañar a otra persona, o a ti mismo no son soluciones, ¡sigue pensando y busca ayuda:


Ana Isabel González
629/503 409
Salamanca y OnLIne
"La mayor ilusiones es... seguir teniendo Ilusiones"

No hay comentarios:

Publicar un comentario